domingo, 25 de octubre de 2009

Manos y uñas perfectas

Las manos son las principales herramientas de nuestra actividad cotidiana. Se trata de la parte del cuerpo que se lava con más frecuencia, pero sin tener en cuenta que el exceso de agua y de jabón es dañino para ellas porque están menos lubricadas por las glándulas sebáceas y sudoríparas que el resto del cuerpo. Sin embargo, muchas veces no se las trata adecuadamente. Para mantenerlas cuidadas hay que dedicarles, al menos, media hora a la semana siguiendo cuatro hábitos fundamentales:

Es muy importante una buena higiene, pero no excesiva, utilizando jabones que suavicen la piel formulados a base de miel, lanolina y vitaminas. Hay que evitar los muy alcaninos y con mucho detergente.

Mantener la piel hidratada. Después del lavado hay que hidratar la piel con cremas o fluidos hidratantes, aplicándolos desde la punta de los dedos hasta el antebrazo, lo que facilita también la circulación sanguínea.

Si la piel es extremadamente áspera, se puede recurrir a las mascarillas para hidratar, tonificar y nutrirla.

Para solucionar el problema de las manchas oscuras es conveniente utilizar productos que contengan extractos de ácidos de frutas que actúan exfoliando la piel y favoreciendo su renovación.



Cuidar las uñas también es fundamental para lucir unas manos bonitas. Las lacas de las principales firmas de cosmética consiguen dar un protagonismo especial a esta parte del cuerpo. No obstante, a la hora de pintar tus uñas debes seguir unos consejos para mantenerlas perfectas:

Limpiarlas con una esponja suave para asegurarse de que no quedan restos del esmalte anterior y secarlas con un pañuelo de papel.

Limar las asperezas desde los laterales al centro, siempre en el mismo sentido.

No limar la superficie de la uña porque puede debilitarse y romperse con facilidad.

En caso de que no quiera cortarse la cutícula, retirarla hacia abajo con un palito de naranjo. A continuación, humedecerlas y retirar los restos que queden.

Mezclar sal gorda o azúcar moreno con crema hidratante y masajear la mano para exfoliarla.

Antes de pintar las uñas, se puede aplicar en las manos una mascarilla hidratante.

Es importante asegurarse de que la laca esté completamente mezclada.

El pincel debe estar en perfecto estado para lograr un acabado perfecto.

A la hora de pintarlas, colocar el pincel en el centro de la uña y extenderlo por la superficie hacia fuera y luego hacia dentro en dirección a la cutícula.

Después de dos minutos, aplicar una segunda capa y reforzar el color de los laterales de la uña.


Otros trucos para tener saludables las uñas


Si queremos tener uñas saludables y blancas, debemos sumergirlas en un recipiente con agua oxigenada por espacio de cinco minutos y hacer masajes suaves con un cepillo de cerdas gruesas. Se debe repetir dos veces al mes. Otra opción es remojarlas en el jugo de dos limones durante 10 a 15 minutos para lograr el mismo efecto.

Debemos evitar cortarnos las uñas con tijera, porque pueden escamarse. Igualmente usar limas de cartón y no de metal porque estas dañan el borde de las uñas. Si tienden a escamarse, prueba a sumergirlas todas las noches en aceite de oliva, aunque esto es un sintoma de falta de mineral, por lo que seria conveniente ingerir productos lácteos como leche, queso, yogurt. Si presentan manchas amarillas, remojarlas cinco minutos en jugo de limón y otros cinco minutos en leche.

Si queremos tener uñas fuertes y sanas debemos consumir alimentos que contengan minerales, yodo, proteinas y vitaminas. Para que las uñas no se resequen y se quiebren tenemos que utilizar quitaesmalte a base de aceite, al momento de retirar el esmalte. Otro consejo es untar aceite de oliva o el contenido de una cápsula de vitamina E en un trozo de algodón y dar masajes en cada uña las tornará mas fuertes y resistentes.

Antes de empezar la manicure debemos desinfectar manos y uñas, evitar el contacto con agua muy caliente o muy fría porque resecan la piel de las manos, igualmente los detergentes y jabones fuertes ya que estos irritan las manos y evitar exponerse al sol sin protección porque pueden producir manchas en la piel.

Realizar la manicure mas o menos media hora después del baño, porque el agua ablanda las uñas y hace que tarde más el secado. La humedad del aliento provoca que el esmalte no se fije en las uñas, por lo que debemos evitar soplarlas. Si queremos un secado rápido, podemos introducir por unos instantes las manos en la refrigeradora o aplicarnos un brillo secante.

La miel de abeja y el yogurt actúan como mascarillas caseras que producirán excelentes resultados en nuestras manos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada